domingo, 14 de septiembre de 2008

Rosa Mística y los Papas

Entrevista del Papa Pío XII con Pierina Gilli


Es de particular importancia y de gran significado la audiencia privada que el Papa concedió a Pierina el 9 de agosto de 1951, en Castel Gandolfo. Se presentó acompañada únicamente por una amiga y un señor de Roma que le había tramitado ese privilegio. Pierina fue presentada al Santo Padre como la vidente de Montichiari. El Papa, después de recogerse en una corta reflexión, contestó alegremente y con vivenza: “¡Oh, sí, ahora nos acordamos!. Peregrinos de Montichiari nos han contado mucho al respecto”… Luego sonriendo bondadosamente le preguntó: “Dime, hija, ¿te has hecho mejor, más buena, desde que has visto a la Madonna?”…
Pierina ante la inesperada pregunta se quedó perpleja y sin encontrar una respuesta adecuada, afirmó con un movimiento de cabeza. El Santo Padre, poniéndole benévolamente las manos sobre la cabeza, le dijo: “¡Ánimo, amada hija y trata de corresponder bien a una gracia tan grande y maravillosa! Para eso, te daremos ahora, nuestra especial bendición apostólica”.
Le impartió solemnemente la bendición, le posó de nuevo las manos sobre la cabeza y le dio a besar el Anillo.
Para terminar la audiencia, el Santo Padre se inclinó hacia Pierina que estaba de rodillas y le pidió humildemente: “¡Por favor, reza también por Nos”!
¿No es conmovedor este rasgo de un Pontífice tan grande, conocido por su santidad y por el discernimiento carismático de los corazones?... Verdaderamente es edificante la humildad con que pide la oración de Pierina y es digno de consideración que siendo tan experimentado conocedor de las gentes, la haya tenido por veraz y dignas de fe.




EL PAPA JUAN XXIII



Juan XXIII a principios de 1962, antes de iniciarse el Concilio Vaticano II exhortó al mundo entero a que invocara a la Madre de Dios con esta invocación a fin de obtener el éxito del Concilio, difundiendo con la misma intención la devoción del Santo Rosario (Revista Ancilla Domini del 6-5-1962).



EL PAPA PABLO VI




Pablo VI en su Alocución del 5 de Mayo de 1969 pidió que se incremente el rezo del Santo Rosario y que se invoque a María con el título de "Rosa Mística".

EL PAPA JUAN PABLO II


El Papa Juan Pablo II en varias oportunidades ha bendecido distintas imágenes de Rosa Mística. Incluso él mismo tenía una en su despacho.