lunes, 2 de junio de 2008


Carta publicada en el Boletín Mensual “La Voz de Rosa Mística” correspondiente al mes de Marzo de 2008

Una mamá muy devota de Rosa Mística nos escribe desde Bucarest (Rumania) pidiendo nuestra ayuda espiritual por medio de la oración, para su hija. Ella tiene graves problemas de salud a nivel cerebral. Y nos dice:
Gracias por sus palabras que me llegaron en este momento como un bálsamo de María, Rosa Mística en un momento tempestuoso para mí y para mi hija. Siento su oración en el desarrollo de esta enfermedad, que está calmada y tranquila y no tiene dolores; y también porque es muy callada y acepta con serenidad los días que pasan.

Cada día ofrezco al Padre Celestial todos sus sufrimientos, lo hago en su nombre porque ella reza, pero no siente la relación con Dios como en cambio me ha sido regalado a mí. Es aún muy joven, tiene muchos sueños relacionados a esta vida y no comprende con facilidad que existe otro mundo donde nos espera la Vida Eterna. Lo hago yo por ella y siento que con la ayuda del cielo logro salir adelante en su nombre. Para mí, es un período de exámenes, delante de Dios.

Nunca he sentido tanta dicha en el abandono total a su santa voluntad. Yo deseaba tanto participar de la Pasión de Jesús, en esta Cuaresma y me ha dado el honor. No soy digna, pero siento que ha aceptado mi modesta participación. Estoy dispuesta ha seguirlo así como El desea de mí.

Rezo para no perder este dulce camino. ¡Siento a todos ustedes muy cerca, en compañía de Rosa Mística, con esta dulce y tranquila amistad. Voy adelante, algunas veces las lágrimas vencen, pero siento muy cerca la calurosa presencia de la Madre y de Jesús, con su amor que da la luz y la fuerza para seguir adelante.

Un fuerte abrazo a todos ustedes, presentes en mi oración. Estoy preparada para aceptar la voluntad de Dios, no temo por la vida de mi hija, si esa es la voluntad de Dios, pero… quisiera que ella no perdiera ningún mérito de sus sufrimientos. Por eso rezo y les agradezco por su cercanía. Los tendré informados.
Aliz Duica