sábado, 7 de junio de 2008




Articulo publicado en el Boletín “La Voz de Rosa Mística” correspondiente al mes de abril de 2008

El Blog Rosa Mística – Colombia quiere compartir con ustedes y sus lectores este testimonio publicado por “Reina del Cielo” (
www.reinadelcielo.org), afirmando que el juicio se deja a la sabiduría de la Santa Iglesia Católica.

Testimonio de Diana Montoya desde Colombia

Somos una familia católica y practicante de la fe. En una ocasión llegó a mi hogar una Imagen Peregrina de la Virgen María, Rosa Mística con el propósito de rezar la novena.
Comenzamos la misma por una necesidad familiar que nos acongojaba en ese momento, un familiar estaba próximo a someterse a una intervención quirúrgica muy riesgosa y delicada.
Hicimos la novena a la Virgen con una fe enorme y de igual modo la Virgen nos respondió con una gran bendición para este familiar.
Devolvimos la Imagen de la Virgen, pero Ella se quedó en mi corazón. Me invadió entonces una gran tristeza por no tenerla más en mi hogar y así un día exclamé:”qué hermoso sería tener una Rosa Mística en mi casa”. Mi hija de 9 años me escuchó y cuando llegó mi cumpleaños el 16 de septiembre de 2007, ella me dio la gran sorpresa: “mami, te voy a regalar la Virgen con el dinero que recogí de mi primera comunión”.
Fue una gran alegría para mí y como somos una familia muy unida fuimos con mi esposo y mis dos hijos en busca de la Virgen. Nos enamoramos de inmediato de Ella por su gran belleza y por la alegría que irradiaba de su rostro.
Salimos del comercio y la hicimos bendecir por un sacerdote y cuando llegamos a la casa la colocamos en un lugar muy especial, donde siempre la tendría presente.
El 20 de septiembre, a las 12 del mediodía estaba con mis hijos y fuimos a recoger la Imagen de la Virgen para cambiarla de lugar, ya que nos habían regalado una lámpara para evitar encender velas todo el tiempo.
Cuando fui a buscarla mi asombro fue ver todo el vestido sucio, lo limpié. En cuestión de unos minutos sonó el teléfono y cuando llegué al aparato que estaba cerca de la imagen, con gran asombro vi que la Virgen estaba llorando sangre. De inmediato salí corriendo a la casa de una amiga a contarle lo ocurrido.
Cuando volvimos a casa nos acercamos y miramos asombrados. Llamé a mi madre y en la tarde comenzamos a rezar y de nuevo volvió a llorar, eran las 3 de la tarde y de ahí en adelante, constantemente.
Buscamos la ayuda de un sacerdote, el cuál cuando llegó nos explicó sobre estas manifestaciones y nos dijo que debía informar a la curia para iniciar el debido proceso. A los 4 días volvió con una delegación de la curia y se llevaron las muestras para el estudio. Nos pidieron prudencia y que rezáramos el Rosario. Así lo hicimos, pero poco a poco la gente se fue enterando de la maravillosa manifestación de nuestra Madre.
Con el tiempo fueron llegando las evidencias de las bendiciones de la Santísima Madre, El primero fue mi familiar sanada de cáncer, una niña de 9 años de un cáncer en los pulmones; una señora que estaba en coma, una señora con cáncer de mamas y muchas otras más.
Nosotros agradecemos estas hermosas manifestaciones con el rezo del Santo Rosario que hacemos en mi hogar.
Esta es la historia muy resumida de la Imagen de la Santísima Virgen Rosa Mística que se ha manifestado con lágrimas de sangre y aceite con aroma a rosas.
Tengo muy en claro que este es un signo de Dios pidiendo más oración, por eso a las personas les explico la importancia de rezar el Santo Rosario.
Mi meta futura es fundar una fundación para los ancianos abandonados, para devolver un poco de tanta Gracia recibida.
Con el amor más grande los saludo al compartir con ustedes este testimonio y que la Virgen María los bendiga y guarde.

Diana Montoya
Medellín – Colombia18 de Febrero de2008